Karina Nohales: “No queremos que nadie hable por nosotras”

Views: 355
Karina Nohales: “No queremos que nadie hable por nosotras”

Karina Nohales es abogada laborista y se ha dedicado a defender los derechos individuales y colectivos de los y las trabajadoras, una de sus motivaciones para querer reformar las Constitución de 1980, texto que asegura “sostiene un régimen neoliberal que ha habilitado la precarización de la vida en todos los niveles”.

En entrevista con AgenciaUno, la candidata a la Convención Constitucional por el Distrito 10, afirma que si bien una nueva carta magna no resuelve todos los problemas que vienen aquejando a los chilenos desde hace 30 años, y que detonaron el estallido social en octubre de 2019, esta es una buena oportunidad para “sentar nuevos pilares que habiliten tanto políticas públicas como leyes que nos puedan hacer acceder a todos aquellos derechos”.

Nohales, que también forma parte de la Coordinadora Feminista 8M, valora que haya paridad en este proceso histórico. “Nosotras consideramos que nuestra voz es indelegable, no queremos que nadie hable por nosotras”, sostuvo.

“Esta paridad significa para nosotras que no van a entrar solamente feministas o mujeres que históricamente abrazan las demandas que ha levantado el feminismo, también van a entrar muchas mujeres que no están de acuerdo con estas demanda; sin embargo, ellas van entrar gracias al feminismo, porque la paridad es una conquista del feminismo”, añadió y recordó que este es el primer proceso constituyente paritario en el mundo, que debería de igual forma incorporar la perspectiva feminista de manera transversal en toda la discusión.

Sobre los derechos sociales, la jurista de 36 años destacó que en la actual normativa hay libertades, “a las que uno tiene derecho a acceder pagando y en esa medida no son libertades”, por lo tanto considera que es necesario garantizar la “salud digna y oportuna para el conjunto a través de un sistema público de salud; el derecho a la vivienda y a la ciudad; el derecho a la educación pública, gratuita y no sexista; el derecho al trabajo estable, digno y seguro, y el derecho a la seguridad social”. Aunado a esto, agregó que se debe defender “el derecho a una vida libre de violencia para todas las personas, el derecho a la autodeterminación sobre nuestros cuerpos-que supone derechos sexuales y reproductivos como el aborto libre, legal y seguro-y el reconocimiento del trabajo doméstico, que no es remunerado, pero es un trabajo socialmente necesario, por lo cual planteamos un sistema de cuidados”.

La aspirante recalcó que para velar por las garantías constitucionales, no sólo se debe contar con el poder judicial, sino que también se tiene que redistribuir la riqueza. “Para poder garantizar estas redes y sistemas que proteges los derechos, es necesario redistribuir la riqueza y debe consagrarse esta como fruto del trabajo social y no del mérito individual de nadie”. Este nuevo reparto de poderes incluiría las alcaldías, cuya figura principal llega a tener “atribuciones que no pueden ser contrarrestadas. Entonces es un pequeño rey o un pequeño tirano”.

En cuanto al derecho al agua, subrayó que el recurso “es un bien al que no acceden de manera cotidiana las personas que viven en muchos lugares y eso no puede seguir siendo así. Es necesario que se declare el agua como un bien nacional de uso público, al que puedan acceder todas las personas y todas las comunidades, al tiempo que se resguardan los cuerpos de agua…No puede seguir siendo un negocio”.

Por otra parte, se manifestó de acuerdo con la adopción homoparental y que se reconozcan todos los tipos de familia que actualmente existe, y con la eutanasia, por ser contenido de la libre determinación sobre nuestros cuerpos. No obstante, rechaza la pena de muerte y la experimentación animal.

Sobre el modelo de gobierno, la activista propone uno que pase de un “sistema hiperpresidencialista” a uno que gobierne junto a un Parlamento unicameral. “Tiene que haber una mezcla de semi-federalismo que se mezcle con estas figuras a nivel nacional” y se mantenga en un período de 4 años.

¿Por qué un Congreso unicameral?

“Porque hoy día la cámara revisora, el Senado, lo que tiene hacer es a frenar y dilatar inmensamente la deliberación política y por tanto la aprobación de leyes. Ya tenemos aquí, además de facto, una tercera cámara, que es como funciona a veces el Tribunal Constitucional”, destacó de un futuro Parlamento que debería contar con el triple de sus actuales parlamentarios.

AgenciaUno/Eleonor Oviedo Castillo

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *


Cotizar Publicaciones Legales


Cotizar Publicaciones Legales