Cuatro mujeres reparten almuerzos diarios en comunidades de Viña del Mar

Views: 633

Las ollas comunes resucitaron después de varios años para dar una solución temporal a aquellas personas que no tienen un plato de comida en medio de la crisis sanitaria por el COVID-19.

Rosa Silva, presidenta del Comité Esperanza 2011, se reúne todos los días con tres compañeras del campamento Juan Pablo II para preparar más de 300 almuerzos que son repartidos en diferentes poblaciones de Viña del Mar.

“Con mi compañera Berta, un día conversando, programamos el primer comedor solidario que va a diferentes comunidades”, explicó.

Silva detalló que de esta olla común salen 360 almuerzos diarios; de los cuales 100 van al sector Glorias Navales y 90 para Villa Arauco, donde asegura hay “una buena cantidad de gente que está cesante” a causa del coronavirus y las políticas asociadas.

También, hacen entregas en el campamento Manuel Bustos, Paradero Uno, Felipe Camiroaga y en el propio Juan Pablo II; todos ubicados en el sector Agua Santa.

La dirigente afirmó que los ingredientes para estas colaciones salen de “sus bolsillos” y de personas que se suman de forma anónima. Señala que aunque han pedido ayuda a grandes empresas, la respuesta ha sido nula.

“Al principio lo empezamos con amistades y bolsillos de nosotras mismas. Luego empezó a sumarse más gente, gente común, nada de empresas porque mandamos los correos, todas las cartas y no hay nada”, lamentó.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *


Cotizar Publicaciones Legales


Cotizar Publicaciones Legales