Personas ancianas sufren abusos y no cuentan con recursos para reportarlos

Views: 238

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el abuso contra los ancianos a nivel mundial cuenta con pocas acciones para evitarlo o atacarlo. Se trata de actos que causan daño y sufrimiento a estas personas a través de diferentes tipos de maltrato, siendo el abuso sexual uno de los más destacados recientemente.

“En muchas partes del mundo el maltrato de los ancianos pasa casi inadvertido”, explica la organización en un comunicado. “Hasta hace poco, este grave problema social se ocultaba a la vista del público y se consideraba como un asunto esencialmente privado. Incluso hoy en día, el maltrato de los ancianos sigue siendo un tema tabú, por lo común subestimado y desatendido por sociedades de todo el mundo. Sin embargo, cada día hay más indicios de que el maltrato de los ancianos es un grave problema de salud pública y social”.

Los datos más recientes de la ONU sobre esta situación fueron revelados por una investigación realizada en 2017, que descubrió que el 15,7% de las personas de 60 años o más fueron sometidas a alguna forma de abuso, cifra que la organización considera que no incluyen todos los casos reales de abuso debido a que sólo se notifica uno de cada 24 casos de maltrato a personas mayores.

Entre los hallazgos más importantes destacan:

– Aproximadamente 1 de cada 6 personas mayores de 60 años sufrieron algún tipo de abuso en entornos comunitarios entre 2017 y 2018

– Las tasas de maltrato a personas mayores son altas en instituciones como residencias de ancianos y centros de atención de larga duración: dos de cada tres trabajadores de estas instituciones indican haber infligido malos tratos en ese período

– El maltrato de las personas mayores puede conllevar graves lesiones físicas y consecuencias psicológicas prolongadas

Específicamente el abuso sexual ha tomado importancia. Un comunicado de la ONU advierte que no es un tema nuevo, pero que continúa sucediendo y pasando desapercibido debido a “los estereotipos negativos, como el de que las personas mayores no gozan de una vida sexual, así como su mayor dependencia de los demás o una posible lealtad dividida entre miembros del personal o pacientes en residencias”.

Estas “son barreras únicas para informar, detectar y prevenir la agresión sexual en hogares de ancianos”.
Rosa Kornfeld-Matte, experta sobre el disfrute de todos los derechos humanos por parte de las personas mayores, asegura que “el abuso sexual y la violación de personas mayores sigue siendo un tabú. Se mantiene en gran medida sin ser reportado y no detectado y por lo tanto invisible. Con el envejecimiento de nuestras sociedades, se espera que este problema crezca dramáticamente”.

Además de las personas que trabajan en los centros de cuidado de ancianos, miembros de la familia de los afectados también cometen estas violaciones, una de las razones por las que es delicado denunciar el abuso.

Una de las soluciones que propone Kornfeld-Matte es prestar atención a las expresiones corporales de los ancianos, pues ella asegura que “el comportamiento de una persona mayor, incluso si tiene confusión, le dirá que algo está mal” aún si tiene demencia u otra enfermedad mental. Estas personas necesitan ser escuchadas y observadas cuando tienen algo que decir.

“Una condición previa para un aumento en el reporte y detección de abuso es que todos seamos conscientes y estemos alerta sobre el hecho de que el abuso sexual de personas mayores es posible”.

Source:Fuente: Agencia Uno\Foto: Agencia Uno
Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *