Más del 50% de personas de ingresos bajos no reciben tratamiento para epilepsia

Views: 498

La epilepsia es una de las enfermedades conocidas más antiguas, según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), y quienes la padecen sufren de convulsiones que pueden ser controladas bajo tratamiento médico, pero algunas personas no tienen acceso a la atención médica necesaria.

En cifras:

– “En todo el mundo, unos 50 millones de personas padecen epilepsia, lo que la convierte en uno de los trastornos neurológicos más comunes

– Cerca del 80% de los pacientes viven en países de ingresos bajos y medianos

– Se estima que el 70% de las personas con epilepsia podrían vivir sin convulsiones si se diagnosticaran y trataran adecuadamente

– El riesgo de muerte prematura en personas con epilepsia es hasta tres veces mayor que en la población general

– Alrededor de tres cuartas partes de las personas que viven en países de ingresos bajos y medianos no reciben el tratamiento que necesitan

– En muchos lugares del mundo, los pacientes y sus familias pueden ser víctimas de la estigmatización y la discriminación”

Un informe de la OMS publicado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recientemente sobre el estado mundial de las personas con epilepsia advierte que el 75% de quienes padecen esta enfermedad en países de ingresos bajos no reciben ningún tipo de tratamiento pesar de que los medicamentos eficaces para tratar la epilepsia cuestan apenas 5 dólares al año.

Una de las amenazas de no recibir un buen tratamiento es el aumento de las posibilidades de morir prematuramente, un alto riesgo de discapacidad y aislamiento social, así como de sufrir alguna otra enfermedad psiquiátrica, y esto, desafortunadamente, empeora las convulsiones y reduce la calidad de vida, la como explica el estudio Epilepsia: un imperativo de las salud pública.

La organización advierte que “en muchas ocasiones la muerte prematura de los epilépticos se debe a la falta de acceso a las instalaciones médicas cuando se presentan convulsiones de larga duración o hay varios episodios en un periodo breve, o cuando las convulsiones pueden provocar ahogamiento, lesiones graves en la cabeza o quemaduras”.

Martin Brodie, médico y presidente de la Oficina Internacional para la Epilepsia señala que “muchos niños con epilepsia no van a la escuela y a los adultos se les niega el trabajo, el derecho a conducir un vehículo e incluso a casarse. Estas violaciones de los derechos humanos deben terminar”.

Esta situación amerita que la salud pública considere y aplique urgentemente campañas de información en escuelas, sitios de trabajo y comunidades para reducir el estigma, y la promulgación de leyes que prohíban la discriminación. “Cuando hay voluntad política, el diagnóstico y tratamiento de la epilepsia pueden integrarse con éxito a los servicios básicos de salud”, explica el documento.

Source:Fuente: Agencia Uno\Foto: Agencia Uno
Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *




Cotizar Publicaciones Legales


Cotizar Publicaciones Legales