Imputado por asesinato de Nibaldo Villegas: “Mi conciencia no me deja tranquilo”

Views: 974

La mañana de este martes, fue el turno de Francisco Silva de atestiguar ante el Tribunal Oral en lo Penal de Viña del Mar sobre los señalamientos en su contra, por el asesinato y desmenbramiento del profesor Nibaldo Villegas, y desmintió parte del testimonio de la expareja de Villegas, y quien se convirtió en su amante, Johanna Hernández.

“Me gustaría pedirle perdón a la familia de Nibaldo, a sus amigos, por mi participación en tal lamentable hecho. También le quiero pedir perdón a mi familia por mi error; por la forma en que se desarrollaron los hechos. Pero si hoy quise declarar es porque mi conciencia no me deja tranquilo. Lo he pasado muy mal y porque creo o siento que es justo que la familia de don Nibaldo sepa realmente cómo realmente sucedieron los hechos”, inició su relato según Emol.

En sus declaraciones de ayer, la mujer culpó directamente a Silva por el crimen. Sin emabrgo, el aseguró hoy que tanto la planificación, como la realización del asesinato fue llevado a cabo por su entonces pareja: Johanna Hernández.

Silva aseguró en sus declaraciones que la idea de hacerle algo al docente la oyó por primera vez de Hernández cuando la hija en común del matrimonio quedó al cuidado de Villegas producto de los constantes ataques de pánico e intentos de suicidio de la imputada.

“(En el hospital donde estaba internada) me dice que no lo iba a perdonar (a Nibaldo), que no podía por nada del mundo perder sus hijos y que Nibaldo iba a ver quién era ella”, aseguró. Hernández, continuó, salió de alta e insistió “con el tema de darle muerte a don Nibaldo. Me pidió que buscara a terceras personas, sicarios, yo le decía que sí, pero nunca le tomé el peso o nunca le creí. Me insistió varias veces, yo le decía que sí, pero que no encontraba, que se relajara y lo viéramos por otro lado (…) Por su puesto nunca busqué, le decía eso para que no sufriera”.

El imputado precisó que entre fines de julio y principios de agosto de 2018 “Johanna me pide que le compre clonazepam porque se les estaban acabando los que tenía (…) Compré una caja de 30 comprimidos de dos milígramos cada uno. Le saco fotos y se las envío. Me dice ya chanchito y me dice me las puede moler por favor, yo le digo sí (sic)”. El imputado indicó que la mujer solía darle de tomar pequeñas dosis a Nibaldo, “para que no la molestara en el ámbito íntimo”, mientras estaban juntos.

Según el acusado, el día del asesinato, como todos los viernes el hombre buscó a Hernández para pasear durante la noche. En el trayecto, la mujer le habría pedido ir un momento a la casa de Nibaldo para conversar un tema sobre la hija de ambos.

Afirma que la dejó cerca de la casa para luego ir a un mirador donde señala que se quedó dormido. Fue el sonido de un mensaje de WhatsApp el que lo despertó a eso de las 01:30 de la mañana, en el cual, de acuerdo su relato, Hernández le pide ir a buscarla.

“Me bajo de mi auto a abrirle la puerta y la veo desde afuera de la casa de Nibaldo haciéndome señas para que me acercara (…) Es ahí cuando Johanna me hace entrar a la casa, me dice que tome asiento en el primer piso (…) me dice que citó a Nibaldo por su cumpleaños como una cena romántica, que le dio el clonazepam y cuando estaba inconsciente le cortó los brazos”, testificó.

Francisco señlaó que Hernández perpetró el crimen. Una vez ingresó a la vivienda, la mujer le dice que tome la parka de Nibaldo porque hacía frío. En el camino a la playa Las Docas -donde serían encontrado parte de cuerpo del profesor- le pasa la tarjeta de débito del profesor, le entrega la clave y dice que saque dinero para colocar bencina. Aseguró que aquello habría sido con el fin de culparlo de los hechos.

Asimismo, indicó al tribunal también que ella lo guió a la playa, donde le dio la idea de prender una fogata con la que quemarían evidencia. “Mentí en la PDI” Desaparecido Nibaldo, Hernández le habría informado que saldría en canales de televisión, pidiéndole además que no apareciera por un tiempo.

Una vez encontrado el torso de la víctima flotando en cercanías del muelle Prat en Valparaíso, expresó, “Johanna me dice que vaya a su casa porque su familia tiene que verme apoyándola en todo eso. Me dice llorando que había reconocido el torso y que todos iban a saber que era su esposo y me pide por favor, conforme a los muchos juramentos que le había hecho de estar siempre juntos, que la iba apoyar en todo, que me culpara de los hechos y que así ella me iba a esperar con todo listo para ser felices afuera como familia”.

“Ya una vez encontrándome detenido en Valparaíso se presenta mi defensa anterior, no voy a dar su nombre, a ofrecer sus servicios. Yo le digo, le cuento lo que había sucedido, a parte de eso le cuento que años atrás había tenido algunos problemas psiquiátricos menores, una depresión. Me dice perfecto, de ahí nos vamos a agarrar, te saco absuelto”, explicó. Y añadió: “(Me dijo) te voy a traer unos apuntes y tienes que fingir que escuchas voces, que estas loco. Yo todavía con la ilusión de ayudar a Johanna y salvarme yo le digo ya, lo voy a hacer como dices tú. Este abogado me empezó a llevar apuntes de enfermedades psiquiátricas, esquizofrenia más que nada, y empieza a pedir peritajes e informes psicológicos y es así como traté de fingir una enfermedad psiquiátrica que en verdad no tengo”.

Ayer, Hernádez declaró ante el tribunal que había sido víctima de distintos maltratos por parte de su ex pareja. Además, precisó que había participado en el asesinato del profesor por temor a Silva.

Se espera que a lo largo del juicio el Ministerio Público presente más de 50 evidencias materiales, 26 testigos y 22 peritos. El fiscal tras el caso sostuvo que para Hernández solicitan la pena de presidio perpetuo calificado por el delito de parricidio, ya que al momento del asesinato aún era su cónyuge. En tanto, para Silva se solicitó presidio perpetuo simple por el ilícito de homicidio calificado

Source:Fuente: Agencia Uno\Foto: Agencia Uno
Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *