Conozca los beneficios de la impresión 3D en salud

Views: 5943

Excelente biocompatibilidad, exactitud de los productos que se imprimen, mayor duración y soluciones reconstructivas y estéticas son algunas de las ventajas que trae la nueva tecnología 3D en medicina.

Con la llegada de nuevas tecnologías, una de las áreas más beneficiadas ha sido la medicina. Novedosos dispositivos para la rehabilitación, nueva maquinaria para diversos tratamientos y el uso de la robótica para operar son algunos de los avances tecnológicos que más destacan.

Sin embargo, una de las innovaciones tecnológicas que más ha revolucionado el mercado han sido las impresiones 3D, las cuales se utilizan en el área de salud para fabricar implantes y prótesis. A través de la toma de una tomografía digital (TAC) al paciente y la utilización de un software médico especializado, se puede diseñar y fabricar piezas que imitan la estructura ósea faltante o dañada.

Esta nueva forma de hacer prótesis simplifica tiempos intraoperatorios, optimiza costos a hospitales y beneficia enormemente a los pacientes, ya que es una solución a medida para cada paciente.

“Cuentan con la posibilidad de ser rehabilitados, ya sea por fines reconstructivos o estéticos, con implantes que no tienen que ser adaptados para la persona, sino que son 100% personalizados”, comenta Ilan Rosenberg, protesista reconstructivo y director del laboratorio Arcomed, especialistas en prótesis craneofaciales hechas con tecnología 3D.

Proceso 3D

Para llegar al producto final, primero se comienza con la toma de un TAC al paciente del área a trabajar. Posteriormente se guarda la imagen digital en un formato específico que es capaz de ser leído por un software digital médico especializado, lugar en donde se realizará el diseño.

“Esta herramienta digital tiene la posibilidad de generar imágenes especulares. Por ejemplo, si un paciente tiene una lesión a un lado de su cara, podemos proyectar el lado sano en el lado de la lesión, logrando generar una imagen anatómica perfecta”, explica Rosenberg.

Una vez hecho el diseño, se procede a imprimir la prótesis. En Arcomed utilizan un biomaterial llamado Peek, el cual poco a poco va adelantando el uso de titanio para la fabricación de estos elementos. “Pacientes con prótesis de titanio en la cabeza han manifestado sensaciones incómodas cuando están expuestos a altas o bajas temperaturas, porque el titanio es conductor térmico. Además de ser mucho más liviano y fácil de manejar, y ser altamente biocompatible, el peek no conduce temperaturas”, afirma el director de Arcomed (arcomed.cl).

Y aunque el hecho de que exista una impresora que pueda fabricar elementos tridimensionales, Rosenberg destaca que esto no es solamente la gran innovación, sino que es la tecnología en general: “son todos los sistemas integrados, cada cosa tiene sus características y todas son protagonistas de los óptimos resultados de nuestro trabajo, no es sólo la impresora 3D”.

Beneficiados por prótesis 3D

La mayor parte de las personas que acuden en busca de una solución protésica son pacientes con malformaciones de nacimiento, con algún tipo de cáncer benigno o por trauma debido a accidentes de distinta índole de alta energía, como choques automovilísticos o caídas desde una gran altura.

Actualmente, Arcomed trabaja con distintos Hospitales en todo Chile como por ejemplo, el Hospital Luis Calvo Mackenna, donde atienden a pacientes infantiles, de lo cual nos sentimos muy orgullosos”, indica el director del laboratorio.

Además, últimamente se ha popularizado una tendencia a la corrección estéticas de rostros a través de la colocación de prótesis hechas con tecnología 3D como pronunciamiento de pómulos, mentón, ángulos de la mandíbula, entre otros. A diferencia del ácido hialuronico, nosotros damos una solución definitiva, que no se reabsorbe”, señala Rosenberg.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *