Bruxismo: un tema a tener en cuenta en el periodo escolar

Views: 458

Parte el año escolar y puede que este venga acompañado de un fuerte rechinar de dientes y un cansancio por encima de lo normal. ¿Podría ser Bruxismo? ¿Cómo identificarlo y tratarlo a tiempo?

El regreso al colegio viene acompañado de un cambio de rutina, de horarios y pendientes que toman cierto tiempo de adaptación en los más pequeños. Y aunque estos cambios en el día a día no sean una consecuencia directa para que un niño pueda sufrir Bruxismo, sí podrían estar relacionados de una u otra manera.

Para Javiera Cares, cirujano dentista y especialista en trastornos temporomandibulares y dolor orofacial del Centro Nacional de Bruxismo y Dolor Facial, apunta a que el Bruxismo es una alerta que nos indica que hay algo que está mal.

“No existe evidencia que demuestre significativamente una vinculación entre la rutina escolar y el bruxismo, pero es natural que los niños tengan un periodo de adaptación a los horarios del colegio y esto sí podría venir acompañado de una alteración de los ciclos del sueño”, expone.

Javiera Cares cuenta que el Bruxismo, aunque no es una patología en sí misma, es importante que le prestemos una necesaria y debida atención.

“El Bruxismo es una alteración del sueño, que puede estar relacionado a apneas obstructivas del sueño (dejar de respirar por algunos segundos mientras se duerme), evitando que durante estas horas, la sangre se oxigene correctamente, pudiendo generar en el niño un cansancio por sobre lo normal, una disminución de su capacidad de atención y concentración.”

Una alergia, un problema respiratorio, problemas con las amígdalas y adenoides, por nombrar algunas causas, podrían estar detrás del Bruxismo. Por eso el prestarle la atención que merece lleva a enfrentarlo de una mejor forma, nos cuenta la Dra. Cares.

“Es preciso que los padres estén atentos al sueño de sus hijos. Si ronca, rechina los dientes o respira de forma poco normal, todos ellos son síntomas de alerta”, señala. Es preciso abordarlo desde su origen, porque las causas podrían ser varias y sus tratamientos diversos.

En ese sentido, la prevención va de la mano con un correcto diagnóstico. “Es importante detectar la causa, que también pueden ir desde la alimentación, el consumo de algún fármaco, reflujo, entre varias otras”, advierte la Dra. Cares.

Aunque también es preciso mencionar que existen sugerencias como que la última comida sea máximo dos horas antes de ir a dormir, mantener una temperatura relativamente fresca en la habitación y no usar artículos eléctricos con pantalla, como celulares o televisión, antes del descanso nocturno.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *