Linx: El innovador dispositivo magnético para evitar la enfermedad de reflujo

Views: 2871
Se trata de un anillo de titanio que, a diferencia de otros procedimientos para tratar el reflujo, se implanta alrededor del esófago y no requiere alteración del estómago.

Uno de cada 3 chilenos sufre de reflujo, lo que equivale a que un 30% de la población sufre de la enfermedad de gastroesofágica, siendo la acidez y la regurgitación ácida (sensación de que los flujos digestivos se están devolviendo) uno de los síntomas más habituales. También pueden asociarse a otros signos menos comunes, como malestar en el pecho sin motivo aparente, jadeos, dolor de garganta y tos. Esto explica que el país sea el primero de Latinoamérica en recibir LINX, un dispositivo clínico para tratar la enfermedad.

El Dr. Matías Sepúlveda Hales de Centro Clínico Novamed, especialista chilenos capacitado para trabajar con LINX, explica que las causas de la enfermedad pueden ser multifactoriales. “Principalmente es la presencia anormal de contenido del estómago en el esófago que produce síntomas molestos, como ardor en el pecho, devolución de alimentos o incluso dolor. Lo produce primordialmente la mala función de una válvula del esófago (esfínter), que impide el reflujo del ácido del estómago. Se puede o no asociar a hernia hiatal. Lo producen también algunos alimentos, la obesidad y algunos medicamentos

Esto deriva a la existencia de pacientes candidatos para este tipo de tratamiento, en los que el método médico con medidas físicas (alimentación, dormir inclinado, etc.) y medicamentos ya no den resultados; sin embargo, son seleccionados a través de exámenes especializados.

El dispositivo LINX es una especie de “collar de cuentas magnéticas de titanio”, que se instala alrededor del esófago cerca de la unión con el estómago. Éstas se mantienen unidas gracias al magnetismo, lo que impide el reflujo del estómago al esófago, restableciendo la función del esfínter. A su vez, las cuentas se separan con la fuerza del alimento que baja desde el esófago al estómago, manteniendo una función normal.

En tan solo una hora de cirugía por vía laparoscópica (por 4 pequeños agujeros en el abdomen), se instala el dispositivo magnético, alrededor del esófago que impedirá que el ácido del estómago se devuelva al esófago, disminuyendo o eliminando los síntomas del reflujo.

El éxito de este procedimiento depende de un buen post operatorio con nutricionistas y con el cirujano por lo menos por tres meses, para poder mantener la flexibilidad del dispositivo. La mayoría anda muy bien, mejora su calidad de vida, que es la razón más importante por la que la gente solicita una solución quirúrgica”, enfatiza Matías Sepúlveda, socio fundador del Centro Clínico Novamed.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *