Cuando un obstáculo se transforma en esperanza y crecimiento interior

Views: 668

Hace 35 años, recibí una orden muy especial, donde sigue viva en mi mente y corazón: Todo comenzó un día 06 de septiembre año 1983, manejaba un taxi y me encontraba escribiendo una carta a mi esposa que estaba internada en el Hospital de maternidad Barros Luco; ella cursaba un embarazo de cuatro meses, diagnosticada con una Preclamsia severa. Después de un mes de estar internada, los médicos deciden intervenirla para sacar, lo que ellos definían como “un feto”, el cual no tenía posibilidades de vivir, por lo que salvar a mi esposa era para ellos lo más importante.

Había preocupación en mi interior, no sabía qué hacer, en esos momentos es cuando ocurre un hecho que cambio mi vida para siempre, escuche la voz de una persona que me decía que fuera a la iglesia, esto ocurrió tres veces seguidas. Conduje mi vehículo buscando una iglesia, encontré una que ya estaba cerrando sus puertas, entre, me arrodillé; la mano de alguien que no conocía me dice “no se preocupe, porque lo dos viven”. Hasta ese momento no entendía que estaba pasando, el hombre que me hablo no me conocía, pero si había alguien que me conocía…él era Dios.

¡Mi hijo nació llorando, sin pulmones y llorando!; Este hecho es considerado un milagro en el Hospital Barros Luco, y hoy quiero entregarte este testimonio de esperanza para tu vida.

He hablado en diferentes radios del país, en la T.V. y hoy quiero decirte a través de estas líneas que Dios es el mismo, ayer y por los siglos, solo él es que puede cambiar tu vida. No es una religión es solo fe.

Columnista| 

Víctor Manuel Díaz Vicencio ( Pastor/ Ministerio Evangelístico  “Jehová El Rey de Gloria”)

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *




Cotizar Publicaciones Legales


Cotizar Publicaciones Legales