En 2022, dos de cada tres fármacos tendrán una alternativa certificada

Views: 446
La Ley de Fármacos vigente permite que las farmacias solo puedan vender al usuario un medicamento distinto al que les prescribió el médico si es que este es bioequivalente. Al ampliar el número de productos certificados, entonces los clientes podrían tener más opciones. 

Con el propósito de avanzar desde la bioequivalencia hacia una política de intercambiabilidad, el Ministerio de Salud, adelantó que es duplicará el número de bioequivalentes, mientras que jarabes, gotas y nebulizadores deberán garantizar su equivalencia terapéutica.

Para potenciar el uso de este tipo de productos, Salud publicó un decreto -consigna este sábado -El mercurio- que exige la bioequivalencia a 194 nuevos principios activos con un plazo de hasta cuatro años. Con ello, el 66% de los fármacos que se vendan en Chile tendrían una opción certificada en 2022.

Lo anterior cobra relevancia, porque la Ley de Fármacos vigente permite que las farmacias solo puedan vender al usuario un medicamento distinto al que les prescribió el médico si es que este es bioequivalente. Al ampliar el número de productos certificados, entonces los clientes podrían tener más opciones.

En la Asociación de Productores Locales de Medicamentos (Prolmed) destacan que aumentar el número de bioequivalentes fomenta la intercambiabilidad y eso puede generar más acceso. Su presidente, José Luis Cárdenas, advierte, eso sí, que el problema “tiene que ver con la baja disponibilidad para hacer los estudios en Chile”. Esto puede generar que la mayor parte de los laboratorios tengan que realizar los análisis fuera del país y eso aumentaría los precios.

Según Elmer Torres, vocero de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos de Chile (Asilfa), “los plazos son demasiado estrechos” para someter a bioequivalencia a los nuevos fármacos. Agrega que realizar los estudios significa una gran inversión para los productores, que para muchos podría no ser rentable y se “podría generar un desabastecimiento”.

El coordinador técnico de la Cenabast, Juan Carlos Corbeaux, adelantó en el seminario organizado por el Instituto de Políticas Públicas en Salud de la U. San Sebastián que, incluso, se cambiaría el actual sello amarillo de las cajas de los fármacos que dicen “Bioequivalente” y se reemplazaría por “Intercambiable“.

El primer paso para ello es que esta semana se publicó otro decreto que obliga a jarabes, gotas, nebulizadores y polvos para disolver a acreditar su equivalencia terapéutica con distintos tipos de estudios hasta el 1 de octubre de 2020. 

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *