5 apoderados irritantes que todo grupo de Whatsapp de curso tiene

Views: 1669
Por muy útiles que puedan ser los grupos de Whatsapp de curso, ya sea para recordar alguna actividad o prueba, es cierto que la mayoría los mensajes que envían algunos apoderados son completamente innecesarios. Acá te dejamos cinco tipos de padres en los que no te quieres convertir.

Whatsapp es la aplicación más utilizada para comunicarse, que permite no sólo interactuar con un otro, sino que con varios al mismo tiempo en los famosos grupos. Todos estamos dentro de alguno, ya sea el de la familia, el de amigos del colegio, o del trabajo, pero el más tedioso y que trae más problemas, es el de apoderados del curso de nuestros hijos.

Aunque el objetivo inicial que tienen los grupos de Whatsapp de curso es comunicar acerca de actividades escolares u organizar eventos, hay momentos en que la conversación se desvirtúa. “Si no se tiene un buen control de la conversación, es muy normal que aparezcan ciertos tipos de apoderados, como los que envían memes o los que venden cosas”, afirma Carmen Gloria Castro, especialista en convivencia escolar y creadora Pixtoome, aplicación enfocada en la comunicación entre el establecimiento, profesores y apoderados.

Estos son cinco tipos de apoderados que puedes encontrar en cualquier grupo de Whatsapp de apoderados y que, con el paso del tiempo, pueden llevarte a abandonarlo:

El o la que no se entera de nada 
Sí, es cierto que el grupo de apoderados está hecho para avisarnos entre nosotros sobre actividades o pruebas que puedan tener los niños, sin embargo hay padres que simplemente superan los límites.

Esta es la situación: la profesora ya ha enviado una comunicación en la libreta e incluso ha recordado vía mail, con semanas de anticipación, sobre una actividad grande a realizarse, y el día anterior, cuando alguien pregunta por un pequeño detalle, aparece este apoderado que no tiene idea de nada. No se sabe si es él o el hijo el despistado, pero lo cierto es que desde el momento en que se entera de algo que no sabía, los mensajes que manda no parecen tener fin: “¿qué actividad?”, “¿hay que llevar algo?”, “¿por qué no mandaron una comunicación?”, entre otras, son preguntas que este desesperado padre busca responder y que a la larga, fastidian a cualquiera.

El o la que reclama por todo 
Nada les parece bien. “¿No cuesta mucho dinero esa salida?, “¿el profesor no les estará mandando demasiada tarea?” y “¿y dónde voy a encontrar eso?” son algunas de sus frases destacadas. Se caracterizan por no estar de acuerdo con nada y por un espíritu sobreprotector excesivo, el cual puede traducirse en mensajes del tipo “¿vieron la noticia del tráfico de drogas de la comuna? es súper cerca del colegio, ¿el director hará algo?”, junto a una imagen alarmante y poco seria con la información, obviamente sin haber confirmado la veracidad ni la fuente de la información.

El vendedor o la vendedora de segunda mano 
Siempre está el apoderado que busca ganar unos pesos extras y aprovecha la oportunidad de promocionar sus productos o servicios a través del grupo. La más clásica es la mamá que vende productos Avon, avisando que llevará la revista a la reunión para aquellas que quieran anotarse con algo. Pero este simple mensaje puede desembocar en 20 o 30 mensajes confirmando que desean revisar el catálogo, siendo muy irritante para aquellos a los que sólo les importa recibir recados con información respecto a sus hijos.

La manda cadenas y fotos de Piolín 
“Que tengas un buen día” es la leyenda de muchas imágenes del dibujo animado amarillo que llegan muy temprano a estos grupos. Aunque la intención es muy sana, no deja de ser molesto acumular más de diez fotografías con lo mismo. Y lo que viene después es una seguidilla de “tú igual, querida” o “muchas gracias, buen día para todos” que aburren a cualquiera.

Las cadenas son un tema aparte. Por mucho que los propios hijos les adviertan a sus mamás que son completamente innecesarias y que nada va a pasar si no la reenvías a 10 personas, lo siguen haciendo. Y aunque esto no genere tantas respuestas como la imagen motivadora de Piolín, suelen ser muy largas, lo que hace que los mensajes importantes referentes a actividades escolares se pierdan entre los muchos caracteres.

La tesorera ignorada 
Pagar las cuotas de curso para algunos no es problema, pero siempre está el rezagado que lo olvidó o que simplemente no lo quiere hacer. Ante esta situación aparece la desesperada tesorera, recordando el pago a los deudores. Pero lo irritante ocurre cuando los aludidos no se dan por entendidos, sin responder nada haciendo que la tesorera vuelva repetir muchas veces la información.

Al no existir filtro ni control en Whatsapp, aparecen estos personajes que no ayudan a que la conversación fluya y se centre solamente en lo académico. Hoy en día se están creando aplicaciones que faciliten la comunicación entre los actores que interactúan en la educación de un niño como es el caso de Pixtoome. Esta app funciona como una libreta de comunicaciones virtual, en la cual la información que se da es la precisa y concisa, sin desvirtuarse en un mercado negro o en una colección de piolínes motivacionales.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *