Johnny Herrera confiesa haber llegado a los golpes con hinchas de Colo Colo

Views: 839
En una extensa entrevista el arquero habló de todo: de la U, de Salas, Zamorano y la selección.

Pese a que Johnny Herrera termina contrato con Universidad de Chile a fines de 2019, su futuro en el cuadro azul parecía no estar garantizado debido a que hace algunas semanas había trascendido que el portero y capitán de los estudiantiles podría partir a fin de año.

Sin embargo, el propio cancerbero confirmó que seguirá al menos hasta el próximo año, pero que no sabe lo que ocurrirá con él después de cumplir su vínculo con la U. Además, criticó a Azul Azul.

“Considero que voy a tener rendimiento para seguir jugando. Mi renovación, eso sí, va a pasar, o no pasar, por mi cansancio sicológico de estar en la U. Este año me he tenido que morder la lengua un montón de veces por cosas que me gustaría decir, porque también pareciera que la única manera de que te escuchen es a través de la prensa. No le echo la culpa a Carlos Heller… Él tiene las mejores intenciones para el club, pero muchas veces no sé qué mierda pasa por la cabeza de algunos de sus asesores”, reconoció en un extensa entrevista con The Clinic.

Casi que te vencen un poco, y por mi parte busco estar un poco más tranquilo, sin tanta carga emocional. Eso te hace mirar para otro lado. Todavía tengo ganas, tengo pilas, pero ya me quedan pocas“, añadió el nacido en Angol.

Además, el golero habló sobre la escandalosa salida de Mauricio Pinilla del conjunto laico: “Me da vueltas su salida. No somos grandes amigos, pero es una de las mejores personas que he conocido en el fútbol. Su salida fue triste, pero no se habría producido con una conversación seria de por medio. Imposible. Ni cagando. Estoy seguro de que seríamos un mejor equipo con él. Estaríamos peleando más. Tendríamos más goles, más puntos y mejor defensa en las pelotas paradas”.

En tanto, aseguró que le tomó “el gustito” a estar en la Selección y que está disponible para cuando el entrenador lo requiera. Estima que lo de Marcelo Díaz se puede solucionar hablando y es claro para desmentir que Vidal y Medel sean “cabrones” o que controlen las nóminas.

Otro de los temas que abordó fue sobre la supuesta influencia de Arturo Vidal y Gary Medel en la marginación de Marcelo Díaz por ser “sapo”.

“Te juro que no entiendo. Si me preguntai a mí, compadre, no me calza. Entiendo, de pronto, que se pueda ver mal que Marcelo Díaz sea más amigo de algunos periodistas que otros compañeros. Pasa que los jugadores no somos hueones y notamos cuando un medio tiene la finalidad de echar abajo un proyecto, ya sea a nivel selección o club, entonces si un jugador tiene cercanía con periodistas, entiendo que otros lo puedan catalogar con un calificativo como sapo, aún cuando a nadie le conste si efectivamente es así o no. Sinceramente, creo que si el problema de verdad existe, se puede arreglar con una conversación de camarín y chao”, sostuvo.

“No, no me consta que lo haya hecho. Pero sí sé que Marcelo Díaz es más amigo de periodistas que otros compañeros de selección. Ahora, imagino que si Marcelo Vega se mandó semejante declaración, es porque tiene suficiente fundamentos como para sostenerlo. Hablar al voleo de cosas así, desde mi punto de vista, no es válido”, destacó.

“Ahí se pone en duda la capacidad de un técnico que está iniciando un proceso, pero que tiene mucha experiencia y cuenta con recorrido. Si fuera por eso, el técnico sería prescindible y poní a los jugadores a parar el equipo po’. Además, hay gente en la ANFP que es muy correcta y educada, y se daría cuenta de todo eso”, agregó.

El arquero y capitán de Universidad de Chile confesó que alguna vez se ha agarrado a combos con hinchas de Colo Colo.

“Con colocolinos he tenido varias experiencias -no estoy desafiando a nadie, que se entienda- pero una cosa es gritar por la espalda y otra frente a frente. Una vez me encontré con diez gallos con camiseta de Colo Colo de frente, yo estaba jugando paletas con un amigo en la playa, pero ellos pasaron por el lado y me gritaron cuando estaban a 20 metros. No es por creerme algo, pero cuando me han desafiado, les he dicho: ‘ya compadre, si erí tan choro, salgamos y vamos a pelear a la esquina donde no nos vea nadie’, y lo he hecho un par de veces. Obviamente ahora me controlo más, pero de ahí a tenerle miedo, no, nunca”, reveló.

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *