Análisis| A dónde vas Facebook?

Views: 440

En los últimos meses la red social Facebook ha estado en la boca de todos los medios de comunicación y especialistas en comunicación digital, principalmente por su fuga de datos y la influencia que tuvo en las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos, donde salió electo el magnate Donald Trump.

Lo más interesante de ver en este debate, es la crítica que se le ha realizado a Facebook por la posibilidad de hacer comunicación y publicidad en base a los datos de sus usuarios, en especial en temporada eleccionaria. Pero lo contradictorio de esta crítica es que la mayoría de quienes están rasgando vestiduras por la cuestionada estrategia digital de Trump, celebraron años atrás a Barack Obama y a su equipo digital por su campaña, especialmente su estrategia digital en la red social de Facebook.

¿Alguien ha criticado al ex presidente de Estados Unidos por su campaña digital? Además, agrego otro dato picante al debate, los datos robados e ilegalmente adquiridos por Cambridge Analytica eran legales y posibles de obtener de Facebook hasta el año 2014.

Sin lugar a dudas, la gran diferencia entre ambas situaciones es que los mensajes manipulados a favor de Donald Trump, no fueron realizados por la cuenta oficial del actual presidente de Estados Unidos, sino fueron hechos de forma subjetiva con la finalidad de influenciar indirectamente la posición del político y con un tono propagandista.

Entonces el hecho que un científico venda datos de forma ilegal a Cambridge Analytica causa revuelo, pero la lenta y suave reacción de Facebook entorno a este tema acentúa esta conmoción. Además, que Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, asegure que se necesitan años, para que esta red social pueda solucionar todos sus problemas relacionados con la manipulación de información y las noticias falsas, no ayuda mucho a silenciar las críticas.

Este último punto no fue entendible o aceptable para muchos medios de comunicación y quiero reflexionar sobre cómo es y funciona Facebook y la industria del “Social Media”. Facebook nació como una red de amigos de universitarios, la cual se convirtió en un medio de comunicación y en una plataforma marketera en el año 2007. Principalmente por el lanzamiento de las Facebook Pages. Más de 10 años después de este lanzamiento, Facebook actualmente es el medio de comunicación más grande de mundo, con una audiencia mensual activa de 2.167.000.000 (cifra de enero 2018). Es decir, con un post -publicación- y la suficiente inversión atrás de este contenido se puede llegar teoréticamente a toda la audiencia de esta red social en un muy corto plazo. No hay que olvidarse que Facebook, Twitter u otras plataformas, fundaron una nueva industria, con un impacto masivo, igual que los medios de masas, como son la tv, radio, prensa, etc.

Si queremos aplicar los mismos estándares éticos y publicitarios que tienen los medios de masas a las redes sociales, como Facebook, suena simple y plausible. Pero lamentablemente no lo es, por la simple razón que la industria del “Social Media” es nueva y tiene miles de otras posibilidades aún no conocidas o exploradas. Le doy algunos ejemplos para contextualizar. Las redes sociales viven de la conectividad de sus usuarios, y en muchos casos, de la discusión que se genera entre ellos o de la publicidad que se invierte en ciertas plataformas. Tal como en los diarios son las cartas al director o en la televisión son los invitados a un programa, los medios sociales tienen su valor en la interacción de sus usuarios y el contenido que generan.

Antes de la masificación de las redes sociales, nadie hubiese pensado que una persona pudiera falsificar la información y comentar con una identidad ficticia en un medio de comunicación, en las redes sociales los nombrados “Robots” sí pueden hacerlo. Se dice que un 30% de los comentarios políticos en las ultimas elecciones de Estadios Unidos era a través de dichos robots.

Este nuevo escenario es bastante complejo de resolver para las redes sociales o “Social Media”. Lo mismo pasan con la posibilidad de comentar o publicar de las personas, cada individuo es un medio de comunicación en potencia, lo que facilita la proliferación del cyberbullying, racismo, fascismo, etc. Además, como administrador o fiscalizador de una red social ¿Cómo detecto fascismo o racismo en una imagen sin texto?  Así puedo seguir un buen rato con las distintas problemáticas que se generan en la industria del “Social Media”. Sin duda el fuerte de Facebook no es la ética, sino la innovación. Habrá que esperar varios años para exigirle la misma autorregulación en sus contenidos como actualmente pasa con la televisión, el medio de masas antecesor a la industria del Social Media, que se creó en 1927. 

Michael Zschweigert

Director Digital en VOXKOM

Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *