Construcción de vasos sanguíneos salvaría a pacientes renales en etapa final

Views: 145

Una empresa estadounidense ha logrado la construcción, a través de la bioingeniería, y la implantación de vasos acelulares humanos (HAV, sus siglas en inglés) que funcionarían como vasos sanguíneos para el acceso a la hemodiálisis.

Con este descubrimiento, pacientes de enfermedad renal en etapa terminal tendrán posibilidad, a largo plazo, de recibir tratamiento. De acuerdo a Science News, “los nuevos vasos sanguíneos, que eventualmente albergan las propias células del paciente después de la implantación, están diseñados para ser más seguros y efectivos que las opciones actuales”.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “la diabetes y la hipertensión, sumadas al envejecimiento, son los principales factores de riesgo para desarrollar la enfermedad renal crónica (ERC), que afecta a uno de cada diez adultos en el mundo”.

La enfermedad renal crónica es la pérdida progresiva de la función renal en meses o en años, explica la organización. En una etapa inicial, la enfermedad no presenta síntomas y puede ser tratada, agrega, pero en etapas donde la enfermedad esté más avanzada, la persona puede necesitar diálisis y hasta un trasplante de riñón.

Para este reciente hallazgo de la compañía Humacyte, que crea una tecnología para construir nuevos vasos celulares, se tomaron 16 muestras de tejido de HAV que fueron explantadas de sujetos que participaron en estudios clínicos de fase 2 a lo largo de casi 4 años, como explican los científicos en el estudio publicado en Science Translational Medicine.

Según explica Science News, el equipo probó sus vasos en 60 pacientes que necesitaban diálisis por enfermedad renal, los que afortunadamente no produjeron reacciones inmunes en ninguno de los pacientes. Las muestras de 13 de ellos demostraron que los vasos habían madurado entre uno y dos años después de la implantación, y sus cuerpos habían poblado el nuevo vaso sanguíneo con células del músculo liso como las que normalmente componen las paredes de los vasos sanguíneos.

También las células endoteliales, que recubren las superficies internas de los vasos sanguíneos. Además, estos nuevos vasos también se cubrieron con microvasos que suministraban oxígeno y nutrientes al implante.

“Los injertos vasculares tradicionales construidos con polímeros sintéticos o tejidos humanos o animales cadavéricos respaldan la necesidad clínica de vasos sanguíneos fácilmente disponibles, pero a menudo conllevan riesgos asociados” debido a “reacciones celulares adversas del huésped y / o degradación mecánica debido a una remodelación de la matriz insuficiente o inadecuada”, aseguran.

Los investigadores recuperaron pequeñas muestras de VHA durante las intervenciones quirúrgicas de rutina y las utilizaron para examinar el patrón temporal y espacial de la respuesta de la célula huésped al VHA después de la implantación, de 16 a 200 semanas. Entre los resultados resaltan:

– Estas células fueron soportadas por microvasculatura inicialmente formada por CD34.Células + / CD31 + en neoadventitia y posteriormente mantenidas por células endoteliales CD34 – / CD31 + en los medios y la luz del HAV

– Las células progenitoras de Nestina + se diferencian en células αSMA + o CD31 + y pueden contribuir a la recelularización temprana y la autoreparación del VHA

“Nuestros resultados sugieren que la repoblación de células VAV miogénicas, endoteliales y progenitoras del hospedador transforma estos vasos previamente acelulares en tejidos vivos multicapa funcionales que mantienen el transporte de sangre y exhiben autocuración después de la lesión de canulación, lo que hace que estos vasos se vean como el vaso sanguíneo del paciente”.

Sin embargo, es importante tomar en cuenta que para evitar o disminuir las posibilidades de padecer este tipo de enfermedades, el asesor regional en Prevención y Control de Enfermedades Crónicas de la OPS y la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte que “realizar actividad física, no fumar, llevar una dieta saludable, comer con poca sal y poca azúcar y chequearse regularmente la presión arterial, pueden prevenir la hipertensión y la diabetes tipo 2”,

Agrega que “si se padecen estas enfermedades, se deben mantener bajo control para evitar que lleven también a generar daños en los riñones”.

Source:Fuente: Agencia Uno\Foto: Agencia Uno
Comments: 0

Your email address will not be published. Required fields are marked with *